Cada oportunidad que he tenido de ejercer la docencia ha sido una puerta hacia el aprendizaje personal. La exigencia que conlleva la responsabilidad de formar a jóvenes músicos es una constante revisión de mi propia experiencia como alumno y, del mismo modo, una expectativa de todo lo que queda por aprender.